Casa Rural y Casitas independientes


historia breve de "La Jousselinière"

Antiguo señorio del municipio de Bohardy (Montrevault), que se hizo en 1374 por Jeanne de l'Espine a Guyau d'Aubigné, y permaneció en esa familia hasta el siglo XVII.

El sitio fue una antigua fortaleza y fue demolido por el tiempo: imponente edificio con cuatro torres en las esquinas, las fortificaciones, y una torre central. Desde arriba, se podía fácilmente controlar la región donde el entorno compuesto de arbustos no llevaba árboles altos. Dentro de las fortificaciones que los protegían de posibles invasores, se construyó una casa solariega, los bienes comunes para el personal, los establos y bodegas, todos defendidos por dos recintos de fosos que son atravesados ​​por puentes levadores.

Los Señores de Aubigné tuvieron un lujoso estilo de vida que les permitía su inmensa riqueza. Entre sus descendientes hay que mencionar:

0 Thibaut d'Aubigné, Esquire y mayordomo del rey. Murió a la Jousselinière en 1492 y fue enterrado en la Iglesia del Pin En mauges;

0 Hervé d'Aubigné adquirió del barón de Montrevault los derechos señoriales en la Iglesia del Pin en 1550;

0 Charles d'Aubigné, un caballero de Cámara, jefe de la caballería, acompaño Henry IV a la "reduction de París".



Todos estos señores querían transformar el castillo-fortaleza. Fue el Renacimiento. Se amplió las ventanas abuhardilladas, se hizo perforar las ventanas con parteluz, las crestas de las torres mas en punta y cubierta de pizarra. En ese momento - en diciembre de 1498 - se construyó una capilla de estilo renacentista y dedicada a San Eutropio. En resumen, se trató de darle a esto una forma más imponente castillo de fiestas y celebraciones. Bailes, recepciones, banquetes, cacerías de éxito. Todo era precioso y muy caro. Ellos se arruinaron y tuvieron que resignarse a vender sus tierras.

En 1644, Philippe de Saint Offange, Señor de Pouëze, se convirtió en propietario. Es a su casa que vino a refugiarse el cardenal de Retz después de su fuga desde el castillo de Nantes. El cardenal era un feroz opositor de Mazarino y fomentaba complot contra él. El gobierno, al tanto de sus acciones le hizo arrestar por los mosqueteros y le mando al Castillo de Nantes donde siguió conspirando. En la noche del 8 de agosto de 1654, se fugó gracias a la complicidad del duque de Brissac, del marqués de Supeaux de Beaupréau y del senor de la Pouëze. En el camino de Nantes, el cardenal hizo una desafortunada caída en una zanja y se rompió el hombro. Herido, fue escondido en una paca de heno, donde pasó la noche. La nobleza de la vecindad fue alertada y rápidamente comprometida. Para evitar a los matones que estaban persiguiendolo, se decidió trasladarlo en un carro, ocultandolo bajo leña, hasta La Jousselinière a casa del Señor de Pouëze. Cuando llegó al lugar, se bajó inmediatamente en una torre, donde permaneció durante varias horas los pies en el barro, para protegerse de un posible juicio.

El 11 de agosto de 1654, descansado y curado, fue capaz de alcanzar Beaupréau de granja en granja, y finalmente Italia, donde escribió sus memorias.

Los problemas de la Fronda se acabaron, la paz volvió y los señores regresaron a la Corte.

Sin embargo, los "De Saint Offange" experimentaron graves dificultades financieras: su tierra, por mala gestión reportaba pocos ingresos

. Su pequeño hijo, René du Plessis, que había heredado de la Jousselinière en 1705 lo vendió en 1760 a Charles de Maillé Tourlandry que lo vendió en 1760 a Andrew Pissonnet de Bellefonds de Laucran. Este había acumulado una inmensa fortuna en la administración y las finanzas, lo que le permitió también adquirir la totalidad de las granjas vecinas: les Chesneaux, le Moulin, la Couperie, la Hersonnière, les Guittières, la Vieillère, la Tuilerie, la Noue, Arcis, Bois-Morelle….

Durante la Revolución, emigró y sus propiedades fueron conficadas. Durante las guerras de Vendée, las columnas infernales afluiron en "Les Mauges", saqueando y quemando todo en su paso. La Jousselinière no se salvó. El castillo fue incendiado. A su regreso del exilio, encontró ruinas. Sólo dos torres y la capilla fueron parcialmente dañadas. Su única heredera, Marie Augustine, se casó en 1804 a Charles d'Aubigné. Querían restaurar el castillo, pero por falta de dinero, se contentaron de la reconstrucción del edificio central.

A lo largo del siglo XIX, la familia de Aubigné quedó dueño de la tierra, pero en los albores del siglo XX fue arruinado por completo.

Los últimos descendientes fueron dos hermanos, dos solteros de mas de sesenta años. El mayor, Maurice, Alcalde durante muchos años de "Le Pin", se casó a París. El más joven, Luis, un profesor de baile y maestro de ballet, se casó con una rica americana en París: Coecilia Bonnemau

Los De Andigné de desaparecieron, a su turno. fue la venta. Sr Trégouët adquiere la Jousselinière en 1930.

Durante la guerra de 1940, fue requisado por los alemanes que ocuparon los edificios residenciales e hizieron un hospital de dependencia de sus caballos, de modo que la Wehrmacht requiso el heno, la paja, la avena en los campos de los alrededores ... ¡Por fin! El ocupante se marcho.

Desde 1945, La Jousselinière está habitada por la familia Blanche-Trégouët.

Textos escritos por Helene Blanche-Trégouët
En el castillo de Jousselinière en 2004



Apertura desde Abril hasta Octubre
© Copyright 2016 - Frouin